Asi van a ser las hipotecas con la nueva ley de crédito inmobiliario

Con la votación favorable este jueves en el Congreso, España traspone por fin una directiva europea sobre los contratos de crédito para bienes inmuebles de uso residencial con casi tres años de retraso respecto al plazo inicialmente establecido por la UE, y bajo la amenaza de una multa millonaria por parte de Bruselas si no salía adelante.

La norma regula cómo se evalúa la solvencia de los que piden una hipoteca; establece un reparto claro de los gastos entre banco y cliente; fija unas comisiones de amortización anticipada del préstamo más moderadas con respecto al pasado; y da plazos más amplios para evitar el embargo del bien hipotecado en el caso de impago, entre otros aspectos.

Estas son algunas de las principales medidas contenidas en la ley de crédito inmobiliario, que el Congreso ha aprobado este jueves. A partir del momento en que la ley sea efectiva, así serán los contratos hipotecarios.

Entrada en vigor. Por una enmienda de Ciudadanos aprobada este jueves por el Congreso, la nueva ley de crédito inmobiliario entrará en vigor a los tres meses de la publicación en el BOE, en lugar de los 30 días previstos en el texto originario.

Por el contrario, ha sido rechazada otra enmienda, esta vez del PP, que no solo preveía la entrada en vigor a los tres meses, sino que también supeditaba la efectividad del nuevo reparto de gastos entre banco y cliente a un futuro desarrollo reglamentario.

Evaluación de la solvencia del cliente. Más allá de unas normas muy detalladas sobre la información que los bancos tienen que proporcionar al cliente sobre la hipoteca, el legislador impone también la obligación, para la entidad, de evaluar su solvencia “en profundidad.

Entre otros elementos, el banco deberá tener en cuenta el empleo del hipotecado potencial, sus ingresos presentes y los que presumiblemente tendrá durante la vida del préstamo, los activos que eventualmente detenga, sus ahorros, los gastos fijos y los compromisos ya asumidos.

“Asimismo, se valorará el nivel previsible de ingresos a percibir tras la jubilación”, en el caso de que el préstamo se continúe reembolsando una vez finalizada la vida laboral del prestatario, reza la normativa.

La nueva ley añade que la evaluación de solvencia no se basará en el valor del bien hipotecado que exceda el importe del préstamo, es decir, la aportación inicial a la compra por parte del deudor.

Tampoco en la previsión de que el bien aumentará su valor en el futuro, excepto si el préstamo se concede para la construcción o la renovación de bienes inmuebles de uso residencial.

Gabriele Ferluga

¿ESTÁ TU HIJO SEGURO FUERA DE CASA? SEGUROS HOGAR

Si por los padres fuera, los niños (especialmente los más pequeños) vivirían todo el día pegados a su regazo, protegidos y seguros al abrigo de papá y mamá. Pero la vida es dura y los pequeños deben salir fuera, ir al colegio, al parque, al partido de fútbol, a fiestas de cumpleaños… Entonces, ¿están protegidos allí, lejos de la seguridad del hogar? Sí, y no necesariamente porque los protejan sus padres: allá donde vayan, siempre están presentes los seguros. Aunque ni los niños ni sus padres hayan firmado ningún papel, es más que probable que están cubiertos y protegidos durante todo el día.

Desde el amanecer hasta la noche. De muestra, el relato de un día cualquiera. Suena el despertador. Somnolientos, tus hijos se mueven por la casa. Desayuno, lavarse los dientes, vestirse y mochila a cuestas.

La casa está protegida por el seguro de hogar y, al salir, también. Los chavales, ya despiertos, maquinan alguna travesura para cuando se encuentren a solas. Pero vosotros, aparte del sofocón de tener que pedirle perdón al vecino por la ventaja rota (los niños suelen romper siempre las de ése que te cae mal), podéis estar tranquilos.

Vuestra póliza de hogar contempla la llamada cobertura de responsabilidad civil del cabeza de familia. De camino al colegio todo está en orden. Tanto el autobús de la ruta como los coches que circulan.

Todos los conductores se mueven con seguro; eso, sin olvidar que el transporte escolar también es objeto de un seguro específico.

Pero no sólo hay protección del tráfico urbano. También existe frente a una baldosa desencajada en la acera.

Si el niño se hace daño, la póliza de responsabilidad civil municipal corre con su atención. ¿Qué cubren los seguros escolares? Una vez que los niños llegan al colegio, pasan a estar básicamente protegidos por el seguro escolar, que es una protección obligatoria de la seguridad social que otorga prestaciones por accidente, enfermedad o problemas familiares. Más allá, siempre es posible que el colegio adquiera otras protecciones. Sin ir más lejos, la escuela es un edificio; y, como edificio que es, tiene los problemas habituales de todo inmueble, y por lo tanto también se protege frente a goteras, roturas de cristales, etc.

Acabadas las clases… bocata y al parque. Columpios, toboganes y pasarelas. Los niños saltan, corren, chillan, se persiguen e ignoran las llamadas que, desde el banco, los abuelos y los padres hacen a la prudencia.

Pero la familia puede estar tranquila porque, si el columpio se rompe, si el tobogán está en mal estado, de nuevo, la póliza del ayuntamiento se hace cargo de la caída del chaval.

Si a la vuelta a casa el niño se cruza con el vecino y con el perro del vecino (y su cara de pocos amigos), y si la cosa acaba mal (lo cual podría ocurrir si el perro es consciente de que en la mañana el niño ha roto la ventana de su amo), tampoco pasa nada. El dueño del animal tendrá cobertura de responsabilidad civil, que en algunas ocasiones es incluso obligatoria.

Casi cualquiera de las cosas que él hace y no debería, es susceptible de estar cubierta por un seguro Así pues, ya sabes: en primer lugar, casi cualquier cosa de las que le pasan a tu hijo alguna vez, y, en segundo lugar, casi cualquiera de las cosas que él hace y no debería, es susceptible de estar cubierta por un seguro.

Ahora bien: para tu tranquilidad, tal vez lo mejor es que lo segundo no se lo cuentes a tus niños.

Vicente Parra

Seguros de hogar para inquilinos; cuidado,el seguro de la casa no es suficiente

Los inquilinos deben saber que los propietarios no están obligados a tener su hogar asegurado, aunque lo más habitual es que sea así para, al menos, afrontar la responsabilidad civil frente a terceros. En todo caso, esos seguros no cubren las negligencias en que incurran los arrendatarios ni el daño que pudieran sufrir sus bienes. Pongamos algunos ejemplos.

Si se produce un incendio en el edificio y la vivienda se ve afectada, los seguros de la comunidad o del propietario asumirán los costes. Sin embargo, si el fuego lo ha ocasionado un cigarrillo o una imprudencia en la cocina, será el inquilino quien se responsabilice de los daños, y hablaríamos quizá de muchos miles de euros .

Lo mismo ocurriría en caso de inundación por haber dejado un grifo abierto, provocando el deterioro del suelo o de las paredes. Cuando un electrodoméstico se estropea, la reparación corre a cargo del propietario, a no ser que la causa sea un uso inadecuado del aparato.

Si ha sido así, el arrendatario está obligado a arreglarlo de su bolsillo o a comprar uno nuevo. Y si el incidente sufrido ha sido un robo, nadie le indemnizará por los objetos personales que haya perdido. De modo que hay razones de peso para que los alquilados contraten su propio seguro del hogar.

Vicente Parra

Seguros vinculados a la hipoteca:verdades y mentiras.

La primera pregunta que un futuro hipotecado se hace es si los seguros que el director de banco le está ofreciendo son obligatorios.

Lo primero que hay que saber es que cuando el empleado de banco nos dice que “los seguros son obligatorios”, se refiere a que es obligatorio contratarlos si queremos que el banco nos apruebe la hipoteca.

Cosa muy distinta a que sean obligatorios por ley.

De hecho, legalmente no hay ningún seguro obligatorio que deba contratar el cliente, ni el de hogar o incendios.

Curiosamente, cuando nos dicen que es obligatorio legalmente contratar un se guro para el hogar cuyo beneficiario en primer lugar sea el banco, se olvidan de puntualizar que esta obligación legal es para que el banco pueda titulizar la hipoteca (venderla a un tercero y obtener liquidez).

En palabras de la Dirección General de Seguros. “… cabe concluir que la legislación vigente no impone con carácter general y de forma directa al deudor de un préstamo hipotecario la obligación de contratar seguros sobre el inmueble hipotecado.

La normativa reguladora del mercado hipotecario establece determinados requisitos para que las entidades financieras puedan emitir títulos en el citado mercado.

Por tanto, si una entidad de crédito desea emitir cédulas o bonos hipotecarios con base en los préstamos con garantía hipotecaria concedidos a propietarios de inmuebles hipotecados puede condicionar la concesión del préstamo a que el deudor se comprometa a suscribir un seguro de daños para el citado inmueble, pero, en todo caso, la obligación para el deudor tendrá siempre carácter contractual y no legal.”

Vicente Parra

¿QUE ES UN INFRASEGUROS?

Es importante que la póliza esté adecuada a los capitales reales asegurados, para establecer las valoraciones y las cantidades a indemnizar lo más exactamente posible.

Cuando una persona asegura un objeto garantizado por un valor inferior al valor que realmente tiene, se habla de situación de infraseguro. En caso de siniestro, el asegurador aplicará la regla proporcional, e indemnizará el daño en la misma proporción que exista entre el capital que hemos asegurado y el valor real del objeto en el momento del siniestro.

Por ejemplo: si hemos asegurado un bien que vale 2.000 euros por un valor de 1.000, y se produce un siniestro que destruye la mitad del bien, la aseguradora sólo indemnizaría con 500 euros, la mitad del capital asegurado.

Vicente Parra

¿Por qué contratar un seguro para tu segunda vivienda?

 Todas las estadísticas sobre robos en casas aseguradas apuntan con claridad al hecho de que, si bien, y como es lógico, el hábitat donde más robos se producen son las ciudades más grandes, aquél en el que los robos son más probables en relación con el número de casas que hay es el que se puede definir como pueblo de entre 8.000 y 12.000 habitantes.

Éste es el tamaño habitual de los lugares con mayor probabilidad de robo, probabilidad que normalmente se intensifica algo, además, si la población tiene muchas urbanizaciones de segundas viviendas.

Los ladrones saben que esas urbanizaciones pasan mucho tiempo al año bastante vacías y por eso se fijan en ellas. Los pueblos entre 8.000 y 12.000 habitantes son las localidades de España con mayor probabilidad de sufrir un robo en el hogar

Por lo que respecta a los fenómenos atmosféricos, hay segundas viviendas que, por razón del área en el que están emplazadas (por ejemplo, un área de montaña) están expuestas a circunstancias del clima que son susceptibles de generar daños. En el caso de la segunda vivienda, además, un problema adicional con el daño puede presentarse por el hecho de que, puesto que no son viviendas usadas con continuidad, el percance puede producirse tiempo antes de que el dueño se percate de que ha ocurrido, lo que puede incrementar las consecuencias.

Lo principal que le pedimos a nuestra vivienda vacacional es que nos responda desde el primer día de nuestras duramente ganadas vacaciones.

Nadie quiere pasarse su tiempo de ocio negociando con albañiles, cristaleros, cerrajeros o reparadores de electrodomésticos.

Para conseguir que nuestra segunda casa sea un lugar para llegar a disfrutar, una de las mejores decisiones que podemos tomar es contratar un seguro de segunda vivienda. Viviremos más tranquilos y, además, tendremos esas vacaciones que merecemos. HOGAR

Vicente Parra

Los incendios en los hogares ruina total

En cinco minutos una casa podría encontrarse ahogada en llamas.

¡El fuego es caliente! El calor y el humo podrían ser más peligrosos que las llamas. Respirar aire muy caliente podría quemar tus pulmones, y el fuego produce gases venenosos que te pueden hacer dar sueño e impedir que escapes.

No comas nada que quedó en el refrigerador por más de un día después de que se fue la luz. Puede haberse arruinado y te podría enfermar. ¡El fuego es oscuro! Puede ser difícil salir de tu casa durante un incendio.

¡El fuego es mortal! El fuego usa el oxígeno que necesitas para respirar y produce humo y gases venenosos que te pueden matar. Antes • Haz un plan de escape de incendios y practícalo dos veces por año. •

Ten detectores de humo en cada habitación y cada nivel de la casa. • Recuérdales a tus padres que deben probar los detectores de humo de la casa una vez al mes. •

Encuentra dos maneras de salir de cada habitación. Una ventana puede ser una segunda salida si la puerta se encuentra bloqueada por humo o fuego. •

Practica cómo salir de tu casa en la oscuridad o con los ojos cerrados. •

Duerme con la puerta cerrada. Esto ayuda a prevenir que los incendios se propaguen rápidamente.

Durante • ¡Agáchate y sal! Gatea por debajo del humo hacia una salida. El humo espeso y los gases mortales se elevan hacia el techo. • Si escuchas la alarma del detector de humo, ¡sal rápido! Podrías tener pocos segundos para escapar. •

Si el humo esta bloqueando la puerta, usa la segunda salida de la habitación o de la casa. • Toca la perilla y la puerta antes de abrirla.

Si están calientes, no abras la puerta, y usa la segunda salida. •

Si ves humo alrededor de la puerta, usa la segunda salida. •

Si abres una puerta, hazlo lentamente y ciérrala rápidamente si ves humo. • ¡No te escondas de los bomberos! Pueden parecer intimidantes con todo su equipo pero están ahí para ayudarte. •

Si hay alguna mascota atrapada en la casa, díselo a los bomberos. ¡No trates de rescatarla tú mismo! •

Si tu ropa se incendia, ¡detente, tírate y rueda! Detente, tírate al suelo y cúbrete la cara con las manos. Luego, rueda una y otra vez o hacia atrás y adelante hasta que el fuego se haya apagado. Después •

No regreses a ningún edificio a menos que un bombero o tus padres te digan que es seguro. (Y un gran consejo es tu patrimonio mas importante •

Ten un buen Seguro de hogar.) • Protege tu Patrimonio. •

Vicente Parra

¿Cómo se calcula el contenido en el seguro de Hogar?

Contar con un seguro que te cubra las espaldas ante cualquier percance, es una necesidad.

Para valorar correctamente el contenido en el Seguro de Hogar debemos conocer qué objetos tenemos en casa para poder estimar su valor.

En los seguros de hogar, el contenido es todo aquello que hay en el interior de una casa como muebles, ropa, electrodomésticos, ordenadores… ¡Y hasta sábanas y edredones! Nuestro consejo: Da un paseo por tu casa y piensa en qué tendrías que reponer en caso de robo, inundación, incendio o demás siniestros.

Para un piso completamente amueblado el valor del contenido suele rondar el 30% del valor del continente.

 

Vicente Parra

El 71% de los asegurados renueva por segundo año su póliza de Impago de Alquiler

El 71% de quienes tienen contratado un seguro de impagos de Aquilers renuevan su póliza un segundo año.las principales razones de esta renovación son el cambio de inquilinos y el coste ajustado de las pólizas a cambio de la seguridad absoluta de cobro de las rentas. el porcentaje de renovación ha aumentado más de dos puntos desde el último ejercicio, pasado del 68,94% de 2014 a actual 71,01% Además, la renovación de la poliza para el tercer año tambien está incrementándose y ya alcanza el 45,6% porcentaje que Arrenta considera que continuará creciendo.

 

Vicente Parra

¿En qué consiste la cobertura de daños electricos en el seguro de hogar?

La cobertura de daños eléctricos es una de esas coberturas populares de los seguros de hogar que suelen tener confundidos a los asegurados. De hecho, la mayoría de ellos no se entera de lo que ha contratado hasta que reclama y se encuentra con la sorpresa de que su caso no entra en las coberturas o que incluso es una de las excepciones. La cobertura de daños eléctricos que incluyen las pólizas multirriesgos de los seguros de hogar suele cubrir los daños que puedan sufrir las instalaciones y aparatos eléctricos por cortocircuitos, subidas de tensión de la red y otras incidencias.

Así dicho esta cobertura parece la panacea. Pero, como ocurre con otras muchas, hay que leer con detenimiento las condiciones de esta prestación, porque suele haber límites que conviene considerar, y no solo referidos a la cantidad máxima de incidencias que pueden declararse. Una estas limitaciones hace referencia los equipos informáticos, que muchas compañías excluyen expresamente de las coberturas de la póliza.

Las pólizas tampoco suelen cubrir los aparatos eléctricos que tengan determinada antigüedad (puede variar entre tres y diez años). Es más, algunas compañías solo consideran daños eléctricos aquellos provocados por la caída de un rayo. En este sentido, es necesario verificar qué tipo de aparatos eléctricos están incluidos en la cobertura y bajo qué condiciones

Vicente Parra